martes, 1 de febrero de 2011

Estrategias para alcanzar las metas dentro de una Organización

Con frecuencia las Organizaciones no tienen muy clara sus metas y sus más altas prioridades, los jefes de departamentos y sus empleados sencillamente no están en la misma frecuencia, lo cual conlleva a que todos estén apurados caminando en diferentes direcciones en lugar de dirigirse hacia la misma meta.
La incapacidad de tomar las metas y estrategias de alto nivel en una organización y traducirlas en acciones es un serio problema para la mayoría de las organizaciones. Una cosa es proponer grandes estrategias y metas, y otra muy diferente es lograr que se hagan.
En un estudio realizado por Harrys Polingrup, arrojo estadísticas reveladoras de por qué la ejecución se hace pedazos y por qué las metas no se traducen en acciones en la línea de producción:
1.       Sólo el 15% de los encuestados puede identificar las metas y prioridades más importantes de la Organización. Esto puede ser debido a que las empresas poseen demasiadas metas,  estas cambian a menudo las metas,  o simplemente no tienen meta; y en la mayoría de los casos falta comunicación entre los jefes y sus trabajadores y entre los diversos departamentos que conforman dichas empresas.
Que los líderes tengan claro lo que quieren lograr, no necesariamente significa que la primera línea, donde la acción realmente sucede, sepa cuáles son las metas. La realidad, es que la primera línea es la productora y de allí arranca todo el proceso.

2.       Las personas pueden saber cuáles son las metas, pero muy a menudo no las aceptan. Únicamente el 19% de los encuestados manifestaron que les apasionan las metas más importantes de las organizaciones a las cuales pertenecen; esto es 1 de cada 5 empleados. Hay numerosas razones para que esto suceda, pero la primordial es que el trabajador no se sienten dueño de la meta, no siente que ha hecho lo necesario para lograr la dicha meta, sencillamente no existe la conexión emocional de este con la institución.

3.       Los encuestados reportan que solo dedican el 49% de sus horas de trabajo disponibles en sus metas más importantes, el resto del tiempo lo dedican a metas urgentes pero de menor importancia. Los distraen tanto lo urgente, que descuidan la atención de las cosas realmente importantes.

4.       Finalmente, los empleados o trabajadores pueden conocer las metas y prioridades más importantes y sentirse dueños de las mismas, pero no saben qué es lo que les corresponde hacer o cual es su rol fundamental dentro de la Empresa. El 51 % de los trabajadores encuestados confesó que no saben qué hacer para ayudar a la Organización al logro de sus metas.
Hay que tener muy en claro, que las metas no se ejecutarán hasta que todos y cada uno de los trabajadores dentro de una Organización las conozcan claramente y sepan que es necesario hacer para cumplirlas. Una vez que los empleados conozcan las metas entonces y solo entonces, serán libres de intentar nuevas y mejores maneras para lograrlas. Ya que para lograr metas nunca antes logradas, es necesario empezar hacer cosas que nunca antes se habían hecho.
Imaginen el impacto que causaría en una Empresa, que todos y cada uno de los trabajadores le quede claro cuáles son sus metas. Piense en la cantidad de energía y creatividad q se liberará cuando todos en la Organización se comprometen e involucran con el logro de sus metas. Calcule el impacto económico cuando gran parte del equipo dedique la mayor parte de su tiempo a las más altas prioridades, nada mas piense en lo que puede lograrse cuando todos los trabajadores sepan que hacer exactamente; las posibilidades “son ilimitadas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada